Cristal templado. Cuando se rompe estalla por la rotura de su estado de tensión.

En principio digamos que la diferencia entre cristal y vidrio es hoy muy sutil y responde a la composición molecular del material y al contenido de óxido de plomo. Los frascos y botellas son de vidrio y las copas de buena calidad son de cristal. El contenido de óxido de plomo le otorga al cristal el brillo y refracción que lo distingue. Diferenciarlos hoy es muy difícil y se habla de cristales como genérico aunque sean vidrios. Los que utilizamos en nuestros equipos de cerramientos son técnicamente vidrios pero por sus cualidades e imagen podemos hablar de cristales.-

Ahora bien ¿qué es el templado? Es el vidrio que se fabrica con un proceso de calentamiento y posterior enfriamiento que se hace con un horno de tecnología horizontal o vertical que mantiene una perfecta planimetría controlada en forma serial. El proceso de calor y posterior enfriamiento genera en la estructura molecular del material una tensión que le otorga propiedades especiales con respecto al vidrio antes del horneado conocido como “crudo”. Este tipo de vidrio es cuatro veces más resistente al impacto y a las variaciones de temperatura que un vidrio crudo pero, ante la rotura, se fragmenta en muchos y pequeños pedazos que minimiza el riesgo de heridas. El vidrio crudo, por el contrario, se parte en pedazos de grandes dimensiones dando como resultado peligrosas cuchillas.-
Como característica principal podemos decir que dado su fortaleza, resistencia y tolerancia a diferencia de temperatura lo hace calificar para diversos usos siendo estructuralmente auto portante lo que permite ser utilizado en paños verticales de considerables dimensiones.-

Es por eso que hablamos de cristal templado de seguridad. Es lo que vulgarmente conocemos con el nombre de marca “Blindex”. Es un material muy resistente al impacto y que si llegase a romperse lo hace en partículas muy pequeñas, mucho menos filosas y por lo tanto menos peligrosas que los trozos de vidrio tradicional.-

De esta forma romper un vidrio de nuestros cierres de ducha es una tarea muy difícil. Y, si así sucediese, los riesgos de lastimarse son realmente mínimos.-

Por otro lado las puertas de los sistemas corredizos y rebatibles exigen orificios o muescas sobre los que se ejercerá, al accionar la puerta, una fuerza considerable que un cristal crudo no podría soportar. Tampoco lo haría un cristal laminado, que es muy bueno por seguridad pero sigue siendo frágil precisamente por no estar templado.-

Mamparas Box fabrica sus cerramientos de ducha exclusivamente en cristal templado de seguridad. Por su dureza y su resistencia es muy difícil de romper o que se produzcan rajaduras como pasa con los laminados. Además por su condición de cristal de seguridad y aptitud para utilizar medios mecánicos de movimiento (bisagras, ruedas) hacen que sea el tipo de material más adecuado para este uso.-