El cristal templado tiene entre sus beneficios una enorme dureza y resistencia al impacto. Sin embargo, y aunque suene contradictorio, un defecto también lo caracteriza: la rotura inesperada y sin ningún motivo.

Esto no es para asustarse ni mucho menos pero es importante hacer la advertencia. 
La rotura espontánea es el fenómeno por el cual el paño de cristal se rompe sin haber recibido ningún golpe y sin que haya alguna razón. El estallido, tal como sucede con todos los cristales templados, es del paño completo y en partículas muy pequeñas y que no nos van a producir heridas significativas pero que seguramente nos van a dar un considerable susto.

https://www.youtube.com/shorts/7zhqLZpxEX0

Como se ve en el video del link tomado por las cámaras de seguridad el cristal de la baranda estalla sin un por qué específico y sin nadie que lo toque.

En el video siguiente de You Tube (admitimos que poco profesional pero muy gráfico y con algo de humor) se explican las razones de los estallidos inesperados.

La razón expuesta se atribuye a la reacción de partículas de níquel en el interior del vidrio. Poco importa realmente. Lo cierto es que la posibilidad de estallido existe.
Digamos de todas formas que, de acuerdo a nuestra experiencia, el porcentaje de este fenómeno es menos del uno por ciento de las mamparas que hemos instalado que en cinco años son cerca de dos mil.

No deja se ser un motivo de preocupación pero por el momento no hay solución para este inconveniente poco frecuente pero real.

Nuestros cristales tienen garantía de una año y, si se produce un estallido inesperado en ese período, será reemplazado sin ningún tipo de cargo para los clientes de Mamparas Box.