Entendemos como espacio de ducha dentro del cuarto de baño al que se define como el lugar en el que vamos efectivamente a bañarnos. Parece obvio pero es importante entender que tenemos por un lado el espacio de artefactos (inodoro, bidet y lavatorio) y por el otro el espacio de ducha. La diferencia sustancial es que el primero es seco y el segundo, ya que se va a mojar, lo podemos considerar húmedo.
Esta diferencia admite pensarlos casi por separado, no solo en cuanto a uso sino también a: estética (colocar un revestimiento o piso diferente), espacial (separarlos totalmente por un box) y técnico definiendo límites y pendientes distintas para cada uno.

Observen en esta foto que hay criterios bien definidos para los tres casos.
Estéticamente se recurre a otro tipo de revestimiento sobre la grifería. Espacialmente el paño fijo marca un límite liviano, casi invisible. Técnicamente se determina una barrera hidrófuga con un perfil de aluminio como pediluvio. Pero además, y esto es lo sustancial a recordar, se definen dos tipos de pendientes: en el espacio de artefactos se deja el piso prácticamente a nivel, mientras que en el de ducha se hace un piso con una pronunciada pendiente hacia el desagüe.
De esta manera se separan los dos espacios. Las mamparas (sea cual sea el tipo) se instalarán sobre el piso a nivel evitando tener que usar suplementos. El espacio de ducha desagota de esta forma con total libertad ya que se le pude otorgar una pronunciada pendiente sin ninguna dificultad.-

¡Ténganlo bien en cuenta cuando hagas sus cuartos de baño y definan los dos espacios!!!